viernes, 14 de octubre de 2016

La festividad de San Crispín y San Crispiniano, patronos de los zapateros, se conmemora en todo el mundo

Compartir en Google Plus
San Crispín y San Crispiniano son los patronos de los zapateros, nuestro oficio, y su celebración el día 25 de octubre es seguida por todos los países donde el cristianismo está presente. Tuve la oportunidad de vivir este día en diferentes lugares. Naturalmente en Elda de la mano de la Asociación de Veteranos de San Crispín, que nació para apoyar a un equipo de fútbol que con ese nombre hubo en la ciudad y que con tanta devoción y cariño hacen los honores a los Santos Patronos de nuestra industria zapatera. Conocí esa fiesta en otros lugares: Holanda, Bélgica, Inglaterra, Francia, Italia y México. Pero sin duda la que más me impresionó por la antigüedad en sus tradiciones y por los ritos que mantienen desde hace siglos, fue la celebrada en Vigévano (Italia). La actividad industrial en aquella bellísima ciudad, con una población similar a la de nuestra Elda, nació a mediados del siglo XIX, aunque el oficio de zapatero es tan remoto como en cualquier lugar de la vieja Europa. En Vigévano, que presumen de tener la plaza más bella de Italia, está el Consorzio Nazionale Santi Crispino e Crispiniano que se encarga de celebrar la Festa del Lavoro, también llamada Festa dell´Uomo, dicho Consorcio  es una asociación sin fines de lucro de promoción social basado en los principios de solidaridad y entregada a la caridad. Está integrada por empresarios y trabajadores de la industria del calzado y afines. Tiene sus raíces en 1608, cuando en la Iglesia de la Misericordia en Vigévano, se hizo la primera Cofradía de Zapateros llamados Consorcio de Zapateros. En el año 1862, la Hermandad se trasladó a la Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves.
Ceremonia del Consorcio celebrada el día de los Santos Patronos de los zapateros.
 En 1947, con aportaciones económicas de los miembros del Consorcio, se construyó el altar en dicha iglesia en honor a los Santos Patronos y en 1981, se creó el premio "fidelidad al trabajo"  (fedeltá al lavoro). En 1983 el Santo Padre Juan Pablo II entregó las reliquias de los mártires, para que fueran custodiadas en la ciudad más prestigiosa en la fabricación de calzados. En 1986, el arzobispo Loris Francesco Capovilla, el que fuera secretario personal del papa San Juan XXIII formalizaría la agregación del Consorcio de la Santa Casa de Loreto; ese mismo año el Consorcio representó, por primera vez, sus propias armas heráldicas y bajo el lema "Ambulate en dilectione" (Caminar en el amor). Las obras de caridad del Consorcio se realizan, sobre todo, con la recogida de calzado entre los miembros y con el fin de ser solidarios con los menos afortunados. Envían los zapatos a las Misiones en el mundo, a Cáritas, a diversos institutos y centros, así como directamente al Santo Padre en Roma que los destina a fines caritativos.
El Papa Juan Pablo II con la capa del Consorcio Santos Crispín y Crispiniano.
Este premio se entrega cada año a personas vinculadas al sector zapatero, desde empresarios a trabajadores, que se han distinguido por realizar una labor destacada en favor del oficio y de la profesión, desde el puramente productivo hasta el que abarca aspectos culturales o sociales. Este premio, que solamente se entregaba a personas de la República Italiana, adquirió rango internacional y se otorga también a aquellas personas a nivel mundial que han aportado su trabajo y su esfuerzo en favor del calzado universal y de sus propios países.
El papa Francisco junto al alcalde de Vigévano y dirigentes del Consorzio recibiendo la capa.
La ceremonia de premiación es muy singular y coincide con la festividad de los Santos. Entre otras cosas se procede a la entrega de un diploma en un acto cultural celebrado en el teatro de la ciudad (muy similar al que realizábamos en Elda cuando se premiaba a los trabajadores de los oficios de la industria y se hacía organizado por el Museo del Calzado). Al día siguiente, sale en procesión la reliquia de los Santos Patronos con las imágenes de los mismos, acompañado por un cortejo de miembros del consorcio que lucen las capas blancas con el escudo heráldico en uno de sus laterales, distintivos de la cofradía. Presidido por un Cardenal u Obispo de la Iglesia se concelebra una misa solemne de acción de gracias y en el ofertorio se impone la capa blanca a las personas homenajeadas.
La profesión de zapateros, en esta fiesta mundial, recuerda a aquellos dos mártires que fueron humildes zapateros entregados a enseñar la doctrina de Cristo, mientras realizaban zapatos para los más necesitados. Fueron decapitados por orden del general romano Maximiano y sus cuerpos descansan en Soissons (Francia).

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Un libro que recoge el nacimiento y consolidación de la Industria del Calzado en el Medio Vinalopó

Está a la venta la segunda edición del libro "Industria del Calzado Eldense. Tres momentos clave". Una historia apasionante de la creación de la fabricación del calzado y otros acontecimientos de proyecció nacional que acaecieron en Elda, a partir de mediados del siglo XIX, y que supuso un aporte extraordinario a la historia del sector zapatero en España. Un libro que te cautivará desde la primera página.
Un libro que marca los tres momentos clave de la induustria del calzado en la comarca del Medio Vinalopó. Describe la historia de más de sesenta empresas antiguas.  El precio del ejemplar es de 15€ más 4€ de gastos de envío (sólo peninsula); tiene 256 páginas y cerca de 200 fotografias. Pueden solicitarlo al teléfoo 965382448 o al correo amatymaestre@amatymaestre.com.

viernes, 15 de julio de 2016

La apasionante historia del calzado. Egipto (segunda parte)


Detalle de la procesión funeraria en la tumba de Ramose.
En el antiguo Egipto el calzado fue símbolo de autoridad y riqueza. Los faraones y la familia real usaban sandalias enriquecidas con todo tipo de joyas, sin escatimar el oro tanto en el empeine como incluso en la suela, con grabados de escenas de guerra y conquista, para que al pisar el faraón lo hiciese sobre sus enemigos. En la corte se empleaban calzados para diferentes ocasiones y en base a ello, tanto la sencillez, como la riqueza del calzado estaba también en consonancia con el momento.
Hay que destacar la figura de un personaje del antiguo Egipto que recibía el nombre del portasandalias. En el Museo del Cairo se encuentra un grabado en piedra que representa a este personaje con un par de sandalias atado a su mano izquierda y la derecha lleva un cántaro de agua; debía ser un miembro de la familia real. En los jeroglíficos se define al portasandalias como el guardián de las sandalias del rey.

Portasandalias. Paleta de Narmer. Detalle. Hierakómpolis. Aprox. -3100. Museo Egipcio del Cairo.
En las tumbas de nobles de mayor rango que rodeaban a los faraones por sus méritos, se reproducían pinturas o grabados de escenas de la vida del difunto o de los actos ceremoniales que se llevaban a cabo. En los muros del visir de Amenhotep III, Ramose, se representa una procesión que conducía el cuerpo del difunto a la tumba, acompañado de plañideras y de un rico ajuar. Entre los utensilios que acompañarían al visir al Más Allá, figura iniciando el desfile, un porteador que lleva dos cajas con ushebtis (figurillas funerarias) y pendientes del soporte, las sandalias del difunto.
En la iconografía el testimonio más antiguo conocido de personajes calzando sandalias lo tenemos en la estatua sedente del Príncipe Ahmosis (dinastía XVII); también en la pintura en la estatua de la dama Senté en la tumba de Antefoker (Visir de Sesostris I, en la dinastía XII), pero excepcionalmente se muestra en la V dinastía a un joven calzando una sandalia. En determinados ataúdes de madera aparecen pinturas de sandalias pertenecientes a la XI dinastía. En papiros hallados en las excavaciones en el Valle de los Reyes,  se observan como algunos trabajadores calzaban sandalias de junco que proveía el estado y para ocasiones especiales se confeccionaban en lino.

Sandalia egipcia con la punta hacia el empeine
En el estipendio que recibía el obrero se encontraba además del aceite, ungüentos o perfumes, un par de sandalias y Ramses II proclamaba: “Para vosotros he llenado los depósitos con toda clase de cosas: pan, carne, pasteles, sandalias..... y que en todo tiempo dispongáis de buen calzado".

Sandalias funerarias de oro femeninas. Largo 25,5 cm. Tebas, Tumba de las Princesas. Dinastía XVIII. Metropolitan Museum of Art.
Uno de los calzados más importantes descubierto en su tumba, fue unas sandalias pertenecientes al rey Sethi II hacia el año 1.190 a.C., este rey  tuvo un hijo heredero del trono llamado Siptha que murió prematuramente y su madre la reina Tuseret le hizo construir una tumba en el Valle de los Reyes, numerada con el 56 y que fue saqueada en la antigüedad, pero en los restos se hallaron unas sandalias de plata de 13 cm de largo por 4,8 cm de largo. También son dignas de destacar las sandalias funerarias de oro pertenecientes a Psusennes I en 1-036 a 939 a.C.  que están grabadas con motivos florales, miden 23,5 cm. y se empleada solamente para ceremonias en las que intervenía el faraón.

Sandalias de Psusennes I.
Las sandalias de Shenshonq II de la dinastía XXII, hacia el año –890, eran de oro y medían 29 cm., se conservan en el Museo del Cairo. Pero uno de los reyes que mas cantidad de sandalias dejó para nuestros días fue Tutankamon, que aparecieron en su tumba en un estado de conservación casi perfecto, las había de junco, papiro, plata, oro, cuero y otros materiales nobles y preciosos, todas con incrustaciones de piedras y metales preciosos, la mayoría se encuentran en El Cairo; también en el Museo de Berlín hay una gran cantidad de sandalias realizadas en los más diversos materiales y formas.
Los calzados egipcios estaban hechos por expertos zapateros que realizaban tanto zapatos de oro y plata, como otros más sencillos pero con una gran perfección en trazo y línea. En los restos del ajuar encontrado en la tumba de la "Gran Esposa" de Ramses II Nefertari, que murió en el año 1255 a.C., se encontraron unas sandalias que pertenecieron a la reina y que estaban hechas con gran profesionalidad empleando fibras de hoja de palma y papiro.

Sandalias que pertenecieron a la esposa de Ramses II, la soberana Nefertari.
 
* Publicado en semanario Valle de Elda. José María Amat Amer. Fundador del Museo del Calzado de Elda.

viernes, 8 de julio de 2016

La apasionante historia del calzado. Egipto (primera parte)


Máscara de oro que cubría la momia de Tutankamon.

La historia de Egipto comienza unos 3.000 años a.C. y quizá sea la civilización que más vestigios del pasado nos ha legado, debido a la creencia de esta cultura en la existencia de una vida después de la muerte, en la que el difunto podía disfrutar de los bienes terrenales de su anterior existencia; sus representaciones con una compleja simbología en la que todo tenía una interpretación. 
Existían prendas que diferenciaban las clases sociales entre los que la portaban, y también una serie de significados en función del tipo de vestimenta y la persona que la llevaba. La poderosa clase sacerdotal, que eran los encargados de los templos egipcios, empleaban pieles de animales para cubrirse con la creencia de que la fuerza de la bestia podría influenciar en su propia fortaleza física. Además del empleo de lino tejido, el material más común y al alcance de todos era el papiro, un junco que crece de forma natural a orillas del río Nilo y con él se confeccionaban los calzados, aunque también el empleo de fibras vegetales como ramas de palmeras entrelazadas con adornos de diversos metales o piedras semipreciosas, era una forma de calzarse en aquella antigua civilización. 

Sandalias de oro halladas entre el ajuar de Tutankamon.

 Habitualmente los egipcios no iban calzados y solamente en determinados momentos o las clases altas, llevaban sandalias que sujetaban al pie o a la pierna con cintas o correas de papiro o de cuero. 


Los colores de los vestidos y del calzado tenían unas simbologías: El amarillo representaba a lo eterno, imperecedero, indestructible y estaba estrechamente relacionado con el oro y el sol, atribuido al dios Ra era el color del faraón. El color verde era para los antiguos egipcios, símbolo de frescura y vida, de la tierra y de la fertilidad. El azul el símbolo de la verdad, de vida y renacimiento. El blanco, el de la pureza; es el color de la limpieza y la santidad, este color se usaba para representar el vestido de la mayoría de egipcios y simbólicamente el blanco estaba estrechamente relacionado con el sacerdocio. El rojo era el símbolo de la masculinidad, se asociaba con el fuego y con la sangre, también podía significar destrucción y muerte. Era el color del desierto, naturalmente opuesto a la fertilidad.

Sandalia hecha de papiro encontrada en la tumba de Tutankamon. Museo del Cairo.

Los primeros zapatos descubiertos en tumbas y dentro de lo que llamaríamos el ajuar del difunto, pertenece al periodo o reino Arcaico, y datan de la I Dinastía. 
Gracias a esos enterramientos, hoy podemos disfrutar en los museos de todo el mundo de variedad de calzado egipcio de las más variadas formas, colores y materiales. 

Parte del ajuar descubierto por Howard Carter en la tumba de Tutankamon.

Podemos imaginar aquel sorprendente descubrimiento el 16 de febrero de 1923, cuando Howard Carter abrió la cámara y fue el primero en ver el sarcófago de Tutankamon y todo el ajuar funerario del "Faraón niño" que permanecía intacto, a diferencia de la mayor parte de tumbas reales que fueron violentadas y robadas a lo largo del paso de los siglos. Allí se descubrieron, entre otras joyas de valor incalculable, zapatos de oro, madera y marfil, además de otros de cuero. "[...]Había sandalias, por ejemplo, con dibujos hechos a base de cuentas, cuyo lado se había podrido. 
Tal como estaban en el suelo de la cámara parecían estar en perfectas condiciones, pero si intentábamos cogerlas se nos quedaban en las manos y todo lo que teníamos como premio a nuestros esfuerzos era un puñado de cuentas sueltas y sin objeto alguno. 
Las sandalias eran un claro caso de tratamiento inmediato : con un hornillo de alcohol, parafina, y una o dos horas para que ésta se endureciera, la sandalia podía obtenerse y manejarse con libertad […]'' 
Para los egipcios, las sandalias eran algo especial y respetar esa prenda era sinónimo de magnanimidad. Uni, Gobernador del Alto Egipto y General de los ejércitos del Rey, decía: “Sin embargo, yo fui quién organicé el ejército, a pesar de que mi cargo era el de Jefe de los Terratenientes del Faraón, y quien aseguró el buen equilibrio de la situación, de manera que ninguno de ellos tomó panes ni sandalias a los que se hallaban en el camino [...]” Esas mismas tropas se trasladaban de un lugar a otro con las sandalias en la mano o sujetas a un bastón y se calzaban cuando llegaban a destino".  

Interior de una de las salas de Museo del Cairo.
Había una diferencia entre calzado de uso ordinario o cotidiano y el de ceremonia o para actos fúnebres. En el último viaje y teniendo en cuenta la creencia de una vida más allá, el calzado conservaba determinados signos de rango, así los sacerdotes eran embalsamados y calzados con sandalias de papiro y no se les podía poner otro tipo de material en el calzado ni otro tipo de modelo de sandalia más que la exigida para estos ritos (Herodoto II:37), también el propio Herodoto nos relata que “Los quemitas cuentan que Perseo se les aparece con la sandalia que ha calzado, cuando esto ocurre es signo de prosperidad” (Herodoto II:91). Las sandalias blancas eran señal de pureza en los ritos funerarios y cuando el difunto las calzaba, se presentaba ante Osiris como símbolo de que estaba libre de polvo o suciedad.
  * Publicado en semanario Valle de Elda. José María Amat Amer. Fundador del Museo del Calzado de Elda.

viernes, 1 de julio de 2016

La apasionante historia del calzado. Los vistosos calzados Persas

Los persas o farsíes fueron un grupo étnico que habitó Irán , Afganistán y Tayikistán. También el pueblo persa, 1400 a.C. nos han legado algunas representaciones de personajes con calzados. Los  jarrones de cerámica, las esculturas y los grabados de la época evocan un tipo de calzado característico. El calzado de los persas seguía las mismas pautas que el del pueblo Asirio, es decir, los soldados llevaban un tipo de calzado de piel. Para lo que llamaríamos "la infantería", esos guerreros que se movían a pie de un sitio a otro, el calzado era sencillo, flexible y ligero. Pero los solados a caballo calzaban botas, en algunos casos con polainas, alcanzando gran celebridad los arqueros a caballo. El pueblo que se dedicaba a las faenas agrícolas iban descalzos o empleaban un calzado hecho de fibras vegetales.




Guerrero de caballería persa y soldado de tropa de choque a pie

Los reyes Darío y Ciro, en algunas representaciones, aparecen con calzados y plataformas ricamente adornados, se sabe que los reyes y la nobleza empleaban el oro, la plata y el marfil para adornar parte de su indumentaria, incluidos los calzados. 





Por el color del calzado también se diferenciaban las clases: pasaban del amarillo para los poderosos, al cuero con curtimbre vegetal y las fibras vegetales para los más humildes. 
Los reyes tenían un cuerpo de élite que se les llamaba "los inmortales" porque cuando caía un solado en la batalla, se le sustituía inmediatamente por otro y utilizaban calzado cómodo y flexible.




Friso llamado de los inmortales que presenta arqueros persas con sencillos calzados

La mujer que empleaba túnicas y velos, usaba unos sencillos zapatos de tela o cuero con adornos de oro y cintas atadas al pie o pierna.
* Compartir es difudir la cultura del zapato.
* Publicado en semanario Valle de Elda. José María Amat Amer. Fundador del Museo del Calzado de Elda.

martes, 28 de junio de 2016

La apasionante historia del calzado. Los Asirios



  
         Soldados asirios calzando la bota característica de ese pueblo guerrero
 
El pueblo asirio, 1.100 años a.C. usaban unas botas de cuero, de caña alta hasta media pantorrilla, que sujetaban con cintas o cordones y que tenían una suela de cuero que reforzaban con apliques metálicos. Los pueblos asirios y también los hititas se mostraban como unos expertos zapateros que confeccionaban sus calzados militares, diferenciando los pies izquierdo y derecho. Muchos de esos calzados fueron una referencia para civilizaciones posteriores como la griega o la romana, especialmente el calzado o la bota militar. Los calzados asirios emplearon las suelas claveteadas (como lo hicieran más tarde los romanos), empleando unas gruesas suelas para los soldados de infantería que debían caminar durante días en condiciones climatológicas adversas. La

incorporación de revestimientos internos, en las botas de campaña, protegían el pie del soldado asirio que adornaba también sus zapatos con alguna parte de las pieles de animales salvajes, empleando las garras, dientes o colas. 
 El rey asirio Asurbanipal en un bajo relieve calza una bota militar
 Las clases más ricas y los guerreros solamente podían ir calzados, con cuero y, en el caso del ejército, empleando un tipo de polaina.  
           


                           Calzado Asirio. Museo del Calzado Elda (rep.)

Los altos dignatarios y reyes, enriquecían el calzado incluso con piedras preciosas.

    Asurbanipal cazando leones y calzando la bota asiria, tras él un esclavo usa sandalias.
Los patines hechos en madera acoplaban tiras de piel y las botas se hacían enteramente de piel. El rey Asurbanipal (668-627 A.C., fue el último de los grandes reyes de Asiria. Su nombre significa "el Dios Assur es creador de un heredero" y él era el hijo de rey Esarhaddon del Imperio neoasirio), empleaba un calzado muy cuidado y con apliques de metales preciosos. El calzado en Siria proviene aproximadamente de 2.600 a.C. y los vestigios y grabados encontrados, aparecen algunos calzados con la punta hacia arriba, esta forma se fue extendiendo por el Mediterráneo Oriental, también en Afganistán, Turquía, Irak, Irán y Rusia. Los campesinos y las personas que habitaban zonas montañosas, usaban un tipo de patines decorados y grabados con altas plataformas. Estos calzados, como hemos indicado, podrían ser los primeros en levantar las puntas (al estilo de los calzados orientales), como una forma de proteger el pie ante el accidentado terreno.
* Publicado semanario Valle de Elda. José María Amat. Fundador del Museo del Calzado de Elda

domingo, 12 de junio de 2016

La revolucionaria idea de poner un GPS en los zapatos



La aerolínea inglesa Easyjet, va a lanzar unos zapatos que llama Sneakairs y que cosiste básicamente en colocar un chip en cada zapato que conectado por Bluetooth a una aplicación móvil que identifica, a través de un GPS, el destino seleccionado. Es decir se trata ni más ni menos que de colocar en los pies de cualquier visitante a las ciudades, un mapa electrónico que guie al vajero por las calles y plazas en busca de su destino.

Este revolucionario invento (que no dudo tendrá resultados expectaculares), actúan mediante unos chips colocados en cada zapato, de forma que si previamente se ha marcado un destino, el portador no acusa ningún movimiento, pero si se desvía del camino, cada chip envía una vibración para que gire a derecha o izquierda, dependiendo del zapato que transmite la señal. Conclusión, si llevamos este chip programado y guiado, al sentir una vibración en el zapato izquierdo debemos torcer a la izquierda en la primera calle, de igual forma para el zapato derecho, la asusencia de señal en sinónimo de aceptación, es decir, vamos por el camino correcto. ¡Vivir para ver!