domingo, 12 de agosto de 2018

9- Logos y marcas de calzado eldense: "Bonilla"; "Calzados Gilbu S.L."; "Calzados Marín"

* Sigue en este blog la pequeña historia del calzado. 

Manuel Bonilla Fernandez fue una persona muy inquieta que ocupó cargos muy importantes dentro de la economía industrial, tanto a nivel provincial como nacional. Llegó a Elda en los años 60 y fichado por el Club Deportivo Eldense como jugador. Tratándose de una persona muy inquieta y creativa pronto emprendió su futuro en la industria del calzado creando con su amigo Pepe Llorens la fábrica de calzados "Calzados Orfeo" que estaba situada en una planta baja de la antigua calle general Dávila (hoy Manuel Maestre). A partir de ahí su vida empresarial vendría acompañada del éxito; creó la firma en sociedad de la marca "Palizzio y Bonilla" en la calle Conde Coloma con una moderna nave industrial. Años más tarde se trasladó a la vecina población de Pinoso donde siguió su proyecto industrial y creó un grupo de empresas de calzado y conexas con los que aportó mucha mano de obra especializada y riqueza a esa población. La marca "Bonilla" estaba representada por un zapato de tacón de aguja dentro de una orla plateada.

"Gilbu" fue una marca de un cuidado zapato para mujer. Esta industria ubicada en la calle Fray Luís de Granada tenía como seña de identidad su fabricación manual, es decir, artesana de un zapato casi personalizado de vestir del que era representativo del calzado eldense de la década de los 70. El logo lo formaba el nombre de la marca dentro de un círculo. Gilbu participó activamente en las ferias del sector en los primeros años de su implantación y dejó un permanente recuerdo de laboriosidad y prestigio.

Antonio Silvestre Marín creó la industria "Calzados Marín"  en la década de los años 60 con el empuje de las ferias del calzado en Elda.  Tras una primera ubicación en la céntrica y antigua calle general Moscardó (hoy Pi i Margall),  pasó a la calle Magnolias.  Su especialidad era la fabricación de calzado de mujer y el logo representado por un escudo donde figuraba la marca de fábrica "Marín" arropada por las palabras: Calzado y Elda, como identidad de origen.


sábado, 28 de julio de 2018

Anécdotas de las primeras mujeres "Mejor Calzada"

                 
Cuando acabamos de celebrar la entrega del premio a la "Mujer Mejor Calzada de España", me fluyen recuerdos de ese mismo acontecimiento en los primeros años de su implantación. Entonces no se rodeaban esos actos de tanta pompa y solemnidad, la sencillez primaba sobre la ostentación, cosa que entiendo ha ganado en popularidad y poder mediático.           
Ana Rosa Quintana fue la primera "Mejor Calzada" y por ser el inicio de estos premios, la ilusión del momento era muy distinta, el nerviosismo por la improvisación en este tipo de actos, la firme voluntad de que la presentadora de televisión se llevase una buena impresión de Elda, esas eran nuestras principales preocupaciones. La premiada del año 2000 cumplió con nuestras expectativas y al final de la noche, en un taxi, mi esposa María Teresa la acompañó hasta el Hotel Meliá en Alicante. Ana Rosa estuvo espléndida y como siempre simpática y atractiva, acababa de publicar su primer libro y explicó algunos pormenores de esta publicación y su repercusión.
                       
Concha Velasco fue una de las actrices favoritas de Luis García Berlanga y acompañó al Museo del Calzado en múltiples eventos, en Elda y en Madrid. Fue una de las que iniciaron, junto con Berlanga y Tessa de Baviera, los jurados de la Mejor Calzada. Hay muchas cosas que contar de la relación de Concha con el Museo, pero quizás la anécdota más simpática fue el día de la llegada a Alicante para recibir el premio a la Mejor Calzada del año 2001. Fuimos al aeropuerto Berlanga y yo, al bajar del avión iba vestida con un discreto vestido y unos zapatos casi planos, Luis al verla exclamó "Concha, ¿cómo vienes vestida así para recibir un premio tan importante?". La trasladamos al hotel de la capital y mientras se preparaba para partir hacia Elda, Berlanga y yo fuimos al Peret para saborear la famosa horchata que tanto gustaba al cineasta. Al regresar al hotel, Concha Velasco lucía un maravillo vestido rojo con unos bellísimos zapatos de tacón de aguja a juego. En el tiempo que estuvimos en la Explanada y dando un corto paseo, la actriz había estado en la tienda del modista Aníbal Laguna para salir perfectamente vestida para la gala que iba a comenzar en el Museo del Calzado.
                     
 Anne Igartiburu, cuando recibió el premio a la Mejor Calzada 2002 era conocida por sus programas, pero no tenía la trayectoria que más adelante acumularía esta extraordinaria presentadora de televisión. Anne no desperdició la ocasión para acompañar al Museo del Calzado en cuantas manifestaciones realizamos en Madrid, allí siempre estaba ella, simpática, guapa y muy comunicativa. Paseamos varias veces por las Ferias de Madrid visitando a los expositores de calzado. En el museo de Elda conservamos una imagen muy simpática de Berlanga calzando a Anne unos de aquellos zapatos que significaban un fetiche para Luis.
                    
Carmen Cervera o Tita Cervera, baronesa Thyssen, una extraordinaria mujer que tuvo un bello gesto con el Museo del Calzado. Su presencia entre nosotros fue un auténtico regalo, una persona con su trayectoria, su colección pictórica y el nivel social alcanzado, no era fácil conseguir que viniera para recibir el premio a la Mejor Calzada 2002. Carmen llegó en coche desde Madrid (no le gusta volar si puede evitarlo). Todo el día estuvo muy simpática y con un trato asequible y sencillo con todo el que quiso acercarse a saludarla. A los pocos días recibí una carta personal en la que se ofrecía para lo que considerásemos conveniente con tal de relanzar nuestro Museo del Calzado, me dijo que hablaría con Manolo Blanik para ponernos en contacto y hacer alguna cosa en el museo. A raíz de aquello cruzamos varias llamadas, incluso me desplacé a Madrid para tratar de coordinar algunas cosas que pudiesen beneficiar el prestigio y buen nombre del museo, naturalmente visité su colección del Museo Thyssen. Una iniciativa que jamás olvidaré.

8.- Logos y marcas de calzado eldense: Felipe Peñataro Sanchís y hermano "Vite"; Guillermo Recio; Martí.



Una de las Empresas más prestigiosas de la época, recibiría el título de “Empresa Modelo de la Seguridad Social” y “Medalla de plata en el trabajo a título individual”, y no era para menos, la Empresa Felipe Peñataro Sanchís y Hermano, fundada en el año 1930 y emplazada entre las calles de Padre Manjón, San José y Emilio Rico, ocupando casi toda la manzana; había tenido una trayectoria verdaderamente ejemplar, con 150 trabajadores en plantilla, esta industria que fabricaba calzado para niño y chicarro, bajo el nombre de marca “Vite”. Además de crear una patente avanzada en vulcanizado, realizó una gran labor social: construyó viviendas sociales para los trabajadores menos desfavorecidos, creó un sistema de ahorro por pietaje, impulsó un sistema de incentivos por productividad, realizó un sistema propio de previsión social, la empresa asumía el costo de la cuota obrera por la Seguridad Social, facilitó la obtención del Certificado de Estudios Primarios reduciendo horarios a los trabajadores que carecían de él, entre otras obras asistenciales. Los hermanos Felipe y José Peñataro podrían servir de ejemplo de un empresariado moderno y ambicioso para su época. Esta empresa merece ser recordada por su ejemplaridad, debiendo constar en el cuadro de honor de la historia de las industrias del calzado de nuestra ciudad.

En el primer tercio del siglo XX hubo una fábrica de calzados que creara Carlos Recio y que pasó a llamarse más tarde Guillermo Recio. El calzado de todas clases que fabricaba tenía por marca el nombre de empresa "Guillermo Recio", pero el logo era un elegante cisne en un frondoso estanque. En una época en la que los zapatos se hacían de forma manual, en una gran parte del proceso, esta empresa ya alardeaba de realizar un zapato mecánico, como lo hacía constar junto a la marca. La fábrica estaba situada en la calle Jardines de Elda, la arteria central de la ciudad ya que la carretera de Alicante a Ocaña pasaba por esa vía.


 
En la calle Ramón Gorgé, en la primera manzana de casas desde la plaza Sagasta, hubo una empresa de calzados que tenía por marca "Calzados Martí", esta industria realizaba zapatos de mujer de alta calidad, lo que se llamó "calzado fino de señora", que alternaba con una fabricación de series, es decir, zapato de numeraciones inferiores a los de señora y que podrían corresponder al zapato de colegial, si bien ese tipo de zapatos se decantaba por modelajes de jovencita de alta calidad.
                          
 
 

lunes, 16 de julio de 2018

7.- Logos y marcas de calzado eldense: Rafael Sirvent Cantó "Tudi"; Calzados Pilar; Calzados Dévora.








Rafael Sirvent Cantó fue un industrial de éxito que fabricó zapatos de mujer de alta moda y fantasía y que exportó a todo el mundo el buen nombre de Elda y su forma de hacer el calzado de mujer de alta gama. La marca Tudi era sinónimo de alta costura para los pies o "alto estilo femenino", como la empresa anunciaba.
Esta fábrica tuvo diversos emplazamientos dentro del casco urbano de Elda, hasta ocupar una nave industrial en la actual Avenida del Mediterráneo (antigua carretera de Alicante) donde más tarde se instalaría, reformaría y ampliaría el espacio otra firma de prestigio que todavía hoy perdura para orgullo de los eldenses, Paco Herrero.
Rafael Sirvent fue un enamorado de su ciudad, de su industria, y luchó prácticamente hasta su fallecimiento por la unidad del sector zapatero en la ciudad y la consecución de grandes logros para Elda.


Calzados Pilar S.A. fue una fábrica de calzado muy activa en los años 70, sus zapatos se vendían a todo el mundo bajo el logotipo de una graciosa chinita con la típica sombrilla y portando entre sus manos una caja que supuestamente contenía un zapato de alta calidad fabricado en Elda. Esta empresa ubicada en la calle Joaquín Coronel tenía varios socios, entre los que se encontraban los eldenses Sócrates y Gerardo de la Encarnación.


En la Elda de plena expansión comercial, de final de los años 60 y la década de los años 70, la empresa Dévora S. L. situada en la antigua calle General Monasterio, 2, actual Pablo Iglesias, fue una de las elegidas entre el público español y americano para calzar especialmente sus elegantes botas de mujer, además de un cuidadísimo zapato de alta gama también para señora. Los socios de esta prestigiosa fábrica eran los hermanos Pepe y Pascual Cerdá. La entrañable amistad que tuve con estas personas me permitían disfrutar de las periódicas visitas que hice a la fábrica para comprobar la alta calidad de su proceso de fabricación y los diferentes modelajes que en fotografías y en muestras acabadas conservaban de cada temporada.

viernes, 6 de julio de 2018

6.- Logos y marcas de calzado eldense: Rivas, Creaciones Marga, Chapín y Rey Casadei



La fábrica de Gomez Rivas estaba formada por unas naves industriales entre las calles General Varela (actualmente Antonino Vera) y José María Pemán, donde tenía su fachada más larga y la puerta principal, con más de 1.800 m2 de superficie construida. Llegó a alcanzar una plantilla de casi 100 trabajadores. La marca de fábrica fue "Rivas". Su propietario, Juan Gómez Rivas, fue una persona muy popular en Elda, ocupando varios cargos en la vida sindical del sector y la actividad política de la ciudad.
Antonio Martínez García fue un empresario surgido al abrigo de la pujanza de Elda con motivo de la puesta en marcha de las Ferias del Calzado. Tenía su fábrica en la avenida de Chapí y realizaba un tipo de calzado de mujer bajo las marcas "Creaciones Marga" y "Chapín", siempre con el nombre de Elda como origen de sus creaciones. El zapato fabricado fue muy exigente para mujeres que usaban este tipo de calzado de gama alta.
Una de las primeras fábricas que se construyeron e instalaron en el polígono industrial Campo Alto, fue la Cooperativa Obrera "Calzados Rey". Fue un ejemplo de colectividad de trabajadores que funcionó muy bien bajo la dirección de Antonio Díaz. El Zapato bajo la marca "Rey Casadei" fue una de las fabricaciones más exclusivas de los años 80, los diseños y la calidad del zapato de mujer de alta gama sobresalían por encima de la media de los zapatos fabricados en Elda.

miércoles, 4 de julio de 2018

5.- Logos y marcas de industrias de calzado eldense: Rodolfo Guarinos; Antonio Martínez Pérez; Guillermo Ortuño Esteban y Luís Bel Garrigós


 
La gran fábrica de Rodolfo Guarinos Vera data desde 1902, si bien años antes comenzaría una más modesta fábrica a nombre del padre y fundador Juan José Guarinos Vidal. Estaba construida en el final de la actual calle Purísima, en la zona conocida como "Portal del Ángel" con fachada a la calle Gonzalo Sempere.
 
 Tenía una superficie superior a los 4.000 m2, formando un complejo en el que había hasta 12 naves industriales que albergaban las diferentes secciones; también una serie de edificaciones menores. Fabricaba zapatos de todas las clases, con producciones que superarían los 1000 pares diarios de calzado, ocupando a más de 800 personas en algunas épocas del año. La marca de fábrica que más fama cosechó era "Bondad".
 
En la calle Legionarios se instaló una pequeña fábrica de calzados a nombre de Avelino Martínez Pérez, fabricaba una corta producción de zapatos de mujer y tenía como logotipo las iniciales de su nombre "A.M.P." dentro de un ovoide punteado.
 
Hasta los primeros años en que se crearon en Elda las Ferias Internacionales de Calzado, hubo una marca de fábrica llamada "La Gata" con un logotipo que dibujaba una gata negra sobre unos tejados a la luz de una luna creciente, su eslogan rezaba: "suave como la gata", para dar una idea de la calidad y finura de sus pieles con los que Guillermo Ortuño Esteban  fabricaba zapatos de mujer.
 
Luís Bel Garrigós fue el fundador de una saga de fabricantes de calzado que todavía tienen continuidad Elda de la mano de alguno de sus nietos.  La empresa inició su andadura en el año 1930 con un primer taller que empleaba a 8 personas, en la calle Dos de Mayo, casi enfrente de la fábrica de Hormas Micó; allí llegaría a fabricar alrededor de 100 pares al día de zapato de chicarro y los vendía en los pueblosc ercanos. El taller vendía cada día más pares de zapatos y llegó a incrementar su plantilla hasta los 14 operarios y ampliar la casa taller hasta los 120 m2, para alcanzar los 400 pares al día de un zapato de niño al que incorporó una patente de invención, se trataba de un tipo de calzado con una especie de plantilla ortopédica, esto hizo que sus ventas se disparasen.  Fabricó calzado vulcanizado con la marca "Lube", en uno de los logotipos había un niño que sostenía un cartel con el nombre de la marca y otro logo eran un dragón bicéfalo sosteniendo un zapato y la leyenda "Vulcanizados Lube". Pasado un tiempo alternaba los zapatos de niño con los de mujer de calidad media y con este tipo de fabricados fue superando la calidad hasta un zapato de mujer de gama alta.

4.- Logos y marcas de fábricas de calzado eldenses: Florencio Sánchez; Camilo Payá; José Salvador; Industria Española del Calzado y Trinidad Vera



Un castillo entre dos ramas de laurel rematadas por una estrella de seis puntas, era la marca registrada de la fábrica de calzados de señora de Florencio Sánchez Valero, un industrial que fabricó zapatos en Elda antes de la Guerra Civil. La fábrica estaba ubicada en la calle Maestro Rafael Ayala y no tenemos constancia de que tras la contienda volviese a fabricar con la misma marca.

Con el nombre de marca "La Maravilla" fabricó zapatos de señora Camilo Payá Bordera, hasta la Guerra Civil. El logo lo representaba una flor, al parecer de petunia, con las iniciales M.R..

Otra antigua fábrica de calzados que fabricó bajo el nombre de marca "La Pajarita" fue la de José Salvador, también anterior a la contienda española.

La prestigiosa Industria Española del Calzado "Yecsa" realizó fabricaciones de todos los tipos y fue una de las industrias que exportaba zapatos en la mitad de la década del siglo XX, anterior a la contienda civil española.

Trinidad Vera, fabricaba zapatos de señora de alta gama con un logotipo que representaba un espléndido faisán sobre una rama y en un paisaje de fondo idílico, naturalmente el nombre de la marca era "El Faisán".